• Galego
  • Español

Durante el Camino

Usted está aquí

Empezaremos suavemente, sin prisa, con ritmo y paso cómodo descansando cuando nuestro cuerpo, que es muy inteligente, nos lo pida o al menos diez minutos cada hora. En subidas paso más corto y lento y en bajadas largo y rápido. Podemos ayudarnos en todo momento con el bordón. Si vamos en grupo andaremos a la velocidad del que vaya más despacio.

No es conveniente ducharse antes de empezar a andar, especialmente con agua caliente y durante mucho tiempo, la piel de los pies se arruga y es más propensa a ampollas. Prestaremos especial atención al cuidado e higiene de los pies y todos los días antes de ponernos los calcetines de algodón les aplicaremos un poco de crema o vaselina.

Disfrute de la tranquilidad y silencio de la naturaleza del Camino, evite ruidos de móviles y radios, no moleste a los animales y plantas, están en su hábitat natural y no entienden de rutas jacobeas. LLeve una bolsa en su macuto por si no encuentra papeleras, mantener el Camino limpio  y en buen estado es cosa de todos. Tenga en cuenta las tres "erres": reutilizar, reciclar y reducir, rompamos el cículo de comprar, tirar, comprar.

No exija nada a nadie, realizamos la peregrinación voluntariamente.

Si vamos sin compañía, nunca nos sentiremos solos, si necesitamos algo siempre encontraremos un@ compañer@ dispuesto a ayudar. La primera vez que haga la ruta le sorprenderá  la hospitalidady amabilidad de la gente que vive cerca del Camino así como la solidaridad y compañerismo de otros peregrinos.

 

 

 

Concello de Paradela